La Pieza del mes

Marzo de 2020

 

Aldeanos conversando

David Teniers el Viejo (Taller). Siglo XVII

Óleo sobre lienzo

 

 

La obra «Aldeanos conversando», es un depósito que el Museo del Prado realizó al Museo de Cáceres el 11 de julio de 1973, atribuida por algunos autores al taller del pintor Teniers el Viejo, aunque otros creen que es de la mano del propio artista.

 

Teniers el Viejo nació en la ciudad de Amberes en 1582. Comienza el aprendizaje con su hermano, diez años mayor que él; viajó a Roma, donde pasó un tiempo coincidiendo con Peter Lastman y Jacob Pynas. En 1605 se encuentra nuevamente en Amberes, adquiriendo la condición de maestro de la Guilda de San Lucas; las Guildas eran gremios o corporaciones profesionales de pintores que estaban ubicadas en distintas ciudades; especialmente conocida era la de la Región de Flandes. De su matrimonio con Dymphna de Wilde nacieron cuatro hijos, todos pintores, siendo el más conocido David Teniers el Joven, que casó con Anna, hija del pintor Jan Brueghel el Viejo. Además de pintor fue marchante de arte, y se sabe que en 1635 concurrió a la feria de Saint-Germain en París, con numerosas pinturas suyas y de sus hijos. Murió en Amberes en 1649.

 

Las marcas que aparecen en el lienzo nos dan las claves de su procedencia. Los números «139» (en color blanco) y «1197» (en color rosa) situados en el ángulo inferior izquierdo, y la flor de lis (en color blanco) a la derecha, la identifican como parte del inventario de la Colección Real de Isabel de Farnesio, que fue reina consorte de España, como segunda esposa del rey Felipe V.

 

En las pinturas de Teniers destacan los paisajes, las escenas religiosas y mitológicas, las marinas y las batallas. Sus cuadros están marcados por la influencia de su amigo y pintor de origen alemán Adam Elsheimer, sobre todo en los paisajes exóticos, en los soldados cubiertos con yelmos españoles, los personajes con bonetes adornados con elegantes plumas y las ruinas, pero especialmente en la fuerte incidencia de la luz en las composiciones; distintivo es también el aspecto esmaltado en los colores de las vestimentas.

 

En «Aldeanos conversando» se desarrolla una escena en un entorno campestre, vemos a tres personajes agrupados conversando delante de una casa, por cuya puerta entra una mujer; un poco más alejada, a la derecha, otra figura masculina parece contemplar lo que se está desarrollando en el centro de la escena, y a la izquierda un perro mira con cierta curiosidad la charla de los aldeanos. Al fondo, emergiendo de una penumbra de ricas gradaciones, aún se puede divisar una ciudad. Por encima de los personajes destaca el paisaje, que es un lugar preciso e identificable, con una arquitectura humilde y una naturaleza que está representada por la profundidad del paisaje, con sus delicadas frondosidades y sus diagonales haces de rayos de luz. Esa habilidad de darle a la escena figurativa un singular plano posterior no resulta muy habitual en los artistas del siglo XVII.



Logo pie

Museo de Cáceres
Plaza de las Veletas,1
10003,Cáceres
Teléfono:927 01 08 77
museocaceres@juntaex.es