La Pieza del mes

Mayo de 2022

Anguarina

Paño de lana

Montehermoso. Siglo XIX


 

El Diccionario de Autoridades, cuyo último volumen se publicó en 1739, define la ungarina como una «especie de casaca hueca, llamada assí por ser à la moda de los húngaros. Según esta etymología se debía escribir con h, pero el uso está en contrario. Llamanla también vulgarmente anguarina». Y, en efecto, en la siguiente edición del Diccionario de la Real Academia Española ya aparece la voz anguarina con ese mismo significado.

El vocablo, y por tanto la prenda a la que designa, debió incorporarse al uso común a mediados del siglo XVII, ya que no lo recoge el Tesoro de la Lengua castellana de Covarrubias (1611) pero sí aparece en la obra Afectos de odio y amor de Calderón de la Barca, publicada en 1664, como hungarina.

Desde mediados del siglo XVII, los éxitos de la caballería húngara en las guerras contra los turcos, popularizaron su indumentaria en Europa, incluida España, y su uniforme trenzado fue copiado por numerosos países, se supone que este tipo de prenda llegó como parte del uniforme.

La anguarina, pues, es una especie de gabán o casaca amplia realizada en paño de lana, con mangas pero sin cuello ni forma en el talle. Los hombres solían usarla sobre las otras ropas, chaqueta y chupa o chaleco, que se llevaban ajustadas al cuerpo. No se trata de una prenda exclusiva de la indumentaria tradicional extremeña, sino que fue de uso corriente en la mayor parte de España, especialmente en el siglo XVIII, y fue decayendo en el XIX hasta desaparecer antes de la guerra civil de 1936. Curiosamente, en Aragón era un signo externo de prestigio y estatus, formando parte del traje nupcial masculino del Valle de Ansó, pero en la mayoría de las regiones fue una prenda de abrigo para uso cotidiano o por familias más humildes, mientras que los días de fiesta, o en casas más pudientes, se utilizaban la capa o el capote. En general, la anguarina suele estar elaborada con un paño más tosco que el de la capa, el Diccionario de la Lengua Española de D. Ramón Joaquín Domínguez (1848) distingue la anguarina de uso generalizado, usada por los labradores, de la urbana «más fina» de mangas más cortas, y el propio Pío Baroja menciona en La Busca su uso por un cortejo de mendigos madrileños a principios del siglo XX: «Se mezclaban las anguarinas pardas con las americanas raídas y las blusas sucias».

En Montehermoso es bien conocido el uso de la anguarina desde antiguo, allí llamada enguarina o engorina, y los inventarios decimonónicos la describen normalmente confeccionada de paño de color pardo; en esa localidad siempre se consideró como prenda de diario propia de las clases humildes. Afortunadamente, todavía se conservan algunos ejemplares, uno de los cuales fue donado al Museo de Cáceres por el investigador de la historia local D. Juan Jesús Sánchez Alcón en el mes de abril de 2017.

La anguarina que exponemos es muy sencilla y constituye un largo gabán con mangas, de paño negro; los bordes no están rematados, y en la parte central de la espalda el faldón tiene una pequeña abertura, cada lado de esta abertura está reforzado con una tira de color burdeos en el interior. Igualmente, la larga abertura central de la parte delantera también se refuerza con una franja del mismo paño de color burdeos al interior. A diferencia de otros ejemplares que posee el Museo, en que el cuello se cierra con un par de botones de filigrana de plata, esta anguarina carece de botones o de cualquier otro sistema para su cierre, y el cuello es una estrecha tira; las mangas, por su parte, son sencillas, y llevan cinco botones en cada una, forrados del mismo paño.

Logo pie

Museo de Cáceres
Plaza de las Veletas,1
10003,Cáceres
Teléfono:927 01 08 77
museocaceres@juntaex.es